• Carlos Miragaya ha publicado una actualización en el grupo Logo del grupo Jaime Contreras: a propóstito de la Primavera ÁrabeJaime Contreras: a propóstito de la Primavera Árabe: hace 10 años, 4 meses

    Damos de pleno una vez más en la cuestión de lo observador y lo observado. Lo observador es siempre un sistema de referencia, un código, un x sistema cultural, que es nuestra propia conciencia, formada por todos los contenidos que la componen o constituyen, que bebemos o nos hacen beber (condicionamiento) del tiempo o la época concreta misma en que vivimos. Todos esos contenidos constituyen el sistema de referencia de lo observador, que es el observador mismo, que es también su conciencia, que decimos común, y que llamamos yo. Yo, tú, él, ella, nosotros, vosotros, ellos, somos éso, en más o en menos, un poco así o un poco asá, un sistema de referencia, un sistema cultural. Sabido es que este tipo de observación jamás puede dar con lo realmente aconteciendo, con la realidad, con lo de hecho siendo, ya que el sistema de referencia, el código, el sistema cultural, implica interferencia, distorsión de lo realmente siendo, los hechos. Sólo cuando el sistema de referencia, el código, el sistema cultural –yo, tú, él, ella, nosotros, vosotros y ellos– damos en comprender ésto, verlo, comenzamos a ocuparnos de tener otro tipo de conciencia, que acontece en el WU de la otra. Es decir: cuando el sistema de referencia, el código, el sistema cultural, ésa conciencia que decimos común, formada por todos los contenidos puestos a ser en ella (condicionamiento), que decimos yo, no opera, no interviene, no se inmiscuye, calla, no son recibidos sus mensajeros, sus avisos, sus intervenciones, sus mandamientos, vemos los hechos, lo real, no intervenido por el sistema cultural.

    Aquí en pieza para mí cualquier conversación o investigación referida a sistemas culturales, y la sangrienta Frontera, siempre, cabalmente, en su roce, área de inter-acción, de ósmosis.

    :-|

    C