narrativa popular árabe

IV.35. El desfiladero de los granados

IV.35 – EL DESFILADERO DE LOS GRANADOS_La galopada de los Hijos de Isma’il_AVENTURAS DE BAÏBARS Y SU FIEL ESCUDERO FLOR DE TRUHANES

IV.35 - EL DESFILADERO DE LOS GRANADOS "... Baïbars se fue a la casa del visir, con el que estuvo bastante tiempo, refiriéndole todo lo que le había sucedido con Maarûf. Al final del día, se marcharon al campamento para pasar allí la noche, pues querían salir a la mañana siguiente, muy temprano. Otmân se instaló a la entrada de la tienda en la que dormía Baïbars, para estar de guardia durante l... »

IV.34. El nuevo traje de Otmân

IV.34 – LOS NUEVOS ROPAJES DEL OSTA OTMÂN_La galopada de los Hijos de Isma’il_AVENTURAS DE BAÏBARS Y SU FIEL ESCUDERO FLOR DE TRUHANES

IV.34 - LOS NUEVOS ROPAJES DEL OSTA OTMÂN "... El rey y sus compañeros se instalaron en el palacio de Sharaf El-Dîn, y se comenzó a organizar en Maryeh el campamento para los emires y los soldados; mientras tanto, Baïbars, con sus hombres, fue a alojarse en las posesiones de su madre, la Dama de Damasco . - Asín que, ¿tú tiés una viudita en Damasco, eh, soldao? –le preguntó Otmân–. ¿Y cómo s... »

IV.15 El-Sâleh interviene

IV.33 – EL GOLPE DE ESTADO DE MAARÛF_La galopada de los Hijos de Isma’il_AVENTURAS DE BAÏBARS Y SU FIEL ESCUDERO FLOR DE TRUHANES

IV.33 - EL GOLPE DE ESTADO DE MAARÛF "... Al día siguiente, se levantaron al despuntar la aurora: Baïbars tenía prisa por cumplir con la oración del alba para llegar puntual al encuentro con el visir y toda la corte. De modo que se fueron todos rápidamente a la mezquita de la ciudadela, y Baïbars, llevándose al imán aparte (un sabio religioso, que se llamaba sheij Mohammad El-Qala’adyi), le pid... »

IV.32. La noche de los emires

IV.32 – LA NOCHE DE LOS EMIRES_La galopada de los Hijos de Isma’il_AVENTURAS DE BAÏBARS Y SU FIEL ESCUDERO FLOR DE TRUHANES

IV.32 - LA NOCHE DE LOS EMIRES "... El visir Shâhîn, en ese momento, estaba apaciblemente acostado en su lecho cuando, de pronto, sintió que una mano se posaba dulcemente sobre su pecho. - ¡Que el nombre de Dios sea sobre tu corazón! –dijo el desconocido–. Levántate, poderoso visir. - Y tú, ¿quién eres, hijo mío? - Nada temas. Yo soy Imâd El-Dîn, sobrino del capitán Maarûf, y el marido de su... »

IV.31. La larga marcha del cadí

IV.31 – LA LARGA MARCHA DEL CADI_La galopada de los Hijos de Isma’il_AVENTURAS DE BAÏBARS Y SU FIEL ESCUDERO FLOR DE TRUHANES

IV.31 - LA LARGA MARCHA DEL CADI "... En cuanto al rey El-Sâleh, ese día, cuando se presentó en el Consejo, iba todo vestido de blanco y parecía de excelente humor. - Y bien, Shâhîn –decía el rey– ¡Gloria al que te ha colmado con Su bienaventuranza! Y, por Dios, que tú eres digno de ser el rey. La voluntad de Dios siempre se cumple y Su generosidad no tiene límites. ¡Pero aún no ha llegado el ... »

IV.30. La Sala Púrpura

IV.30 – LA SALA PÚRPURA_La galopada de los Hijos de Isma’il_AVENTURAS DE BAÏBARS Y SU FIEL ESCUDERO FLOR DE TRUHANES

IV.30 - LA SALA PÚRPURA "... En el momento en que el capitán Maarûf pasaba bajo la puerta de la ciudad, su jumento se paró en seco; para evitar la caída, se sujetó fuertemente a los estribos, pero la cimera de su casco, fue a dar contra la bóveda, arañándola, y el yelmo se desprendió. Baïbars lo atrapó al vuelo y se lo devolvió a su propietario; éste, que de pronto se puso pálido como la nieve, e... »

IV.29. Aquí tienes los buenos días de Otmân

IV.29 – AQUÍ TIENES_LOS BUENOS DÍAS DE OTMÂN_La galopada de los Hijos de Isma’il_AVENTURAS DE BAÏBARS Y SU FIEL ESCUDERO FLOR DE TRUHANES

IV.29 - AQUÍ TIENES_LOS BUENOS DÍAS DE OTMÂN "... A la mañana siguiente, cuando Dios hizo que se levantase el día, Baïbars confió el pellejo de Qaradyaq a Otmân. - Vas a reunir a tus hombres y os vais adelantar con todo el equipaje –le dijo–. Una vez lleguéis al Cairo, empezarás dejando todos los bultos en el serrallo de Bâdîs El-Subki, luego te llevas el pellejo de Qaradyaq para que lo rellenen... »

IV.28. Todo engaño tarde o temprano se paga

IV.28 – TODO ENGAÑO_TARDE O TEMPRANO SE PAGA_La galopada de los Hijos de Isma’il_AVENTURAS DE BAÏBARS Y SU FIEL ESCUDERO FLOR DE TRUHANES

IV.28 - TODO ENGAÑO_TARDE O TEMPRANO SE PAGA "... Mientras tanto, al emir Baïbars, que se había quedado encerrado en el cuarto de Otmân, comenzaba a hacérsele larga la espera. - ¡Pero por qué se me habrá ocurrido escuchar a este cretino! –maldecía en su fuero interno– ¡Si es que yo soy más simple aún que él! Y mientras andaba enredado en esas amargas reflexiones, Otmân abrió la puerta y entró. ... »

III.39 - El gran ejército

IV.27 – A GALOPE TENDIDO_La galopada de los Hijos de Isma’il_AVENTURAS DE BAÏBARS Y SU FIEL ESCUDERO FLOR DE TRUHANES

"... Cuando Baïbars venció a Jidr El-Buhayri se quedó con su yegua, esa a la que llamaban “la Paloma”, una magnífica pura sangre que era el orgullo de su dueño, y que todos los beduinos envidiaban. Y con razón, porque su galope era tan rápido y perfecto, que quien lo montara habría podido imaginarse como cabalgando por los cielos; en fin, que bien merecía ese nombre. Y precisamente a ese caballo ... »

IV.26. Una trampa diabólica

IV.26 – UNA TRAMPA DIABÓLICA_La galopada de los Hijos de Isma’il_AVENTURAS DE BAÏBARS Y SU FIEL ESCUDERO FLOR DE TRUHANES

IV.26 - UNA TRAMPA DIABÓLICA "... Pero volvamos ahora a su majestad el rey El-Sâleh Ayyûb, el santo Hombre de Dios. Un día, entró al Consejo vestido de blanco de pies a cabeza, y proclamando: - Gloria a Dios que te ha colmado de dones… –y volviéndose hacia su gran visir, el agha Shâhîn El-Afram, continuó así– Visir, ¡por la gloria del Señor, a ese joven Baïbars, Dios lo ha bendecido, pues ahí lo... »

Página 1 de 3123