Bernardo Álvarez-Villar: Arturo Marián Llanos abre la puerta del Caos (Revista Cáñamo, 01-08-2022)

Descripción / Resumen:

Arturo Marián Llanos-autorretrado

Arturo Marián Llanos-autorretrado

Este excelente trabajo de Bernardo Álvarez-Villar apareció en la revista Cáñamo, el 1 de agosto de 2022, y actualmente puede leerse en la web de esta revista, en esta dirección electrónica:

 

https://canamo.net/cultura/arte/arturo-marian-llanos-abre-la-puerta-del-caos

 

La investigación de Bernardo Álvarez-Villar nos parece muy interesante, sobre todo por dejar en claro esa parte más oscura y silenciada por el propio Arturo en vida de su militancia tanto en Rusia como en España con grupos de extrema derecha, fruto de sus múltiples desarraigos e inconformismos, de los que evolucionó a formas siempre cada vez más extremas y antioccidentales, culminando en su conversión final al islam y su voluntad expresada de ser enterrado en un cementerio musulmán. Lo que se podía esperar de él: genio y figura hasta la sepultura. Salve, Arturo.

***

El pintor astur-moldavo pasó por el mundo entregado a todos los excesos, oscilando entre sus pulsiones guerreras y epifanías de místico estepario

De niño le auguraban a Arturo Marián Llanos (Chisinau, Moldavia, 1965-Madrid, 2016) un gran porvenir como pintor de batallas. Y lo fue a su manera, pero no desde luego como imaginaban los profesores de la Escuela de Artes Iliá Repin, donde los hijos más talentosos de la URSS se instruían en el realismo socialista pintando loas al Partido y a la Madre Patria. El niño prodigio, el prometedor aspirante a propagandista soviético, se torció pronto: “Mi infancia transcurrió bajo el signo de la felicidad, pero a los quince años perdí mi fe en el sistema y empecé a tener problemas”, escribiría mucho después en una carta desde una celda.

Aquel instintivo rechazo a las convenciones artísticas y a la ortodoxia soviética, siendo apenas un crío, le llevó a ser interrogado por el KGB y le costó la expulsión de la escuela. Según contaba, por organizar “un show de protesta” contra las autoridades. Dejado atrás “el signo de la felicidad”, pasó a vivir “bajo el signo de la expulsión”. Y de la furia, de la cárcel, de la ebriedad y del desarraigo.

Aunque quizás todo empezó mucho antes. Lo recordaba así en el catálogo de una de sus exposiciones: “A los siete años se acabó el chollo del jardín de infancia y tuve que ir al colegio. Ese mismo primer día de la escuela (creo que fue el 1 de septiembre de 1972) convencí a unos cuantos amigos y volvimos a nuestro querido jardín de infancia para pedir nuestra admisión. Ese debió de ser mi primer acto de rebelión: la negativa a crecer”. Precisamente aquel año de 1972 escribía Rafael Sánchez Ferlosio su “Villancico negativo”, una canción de cuna para niños revoltosos: “Si relumbran los fusiles/ de la blanca afirmación, /niño oscuro, niño inerme, /niño niebla y evasión”.

2022-Bernardo Álvarez Villar-Arturo Marián Llaos en revista Canamo

*

*

Ficha Técnica y Cronológica

Imagen de perfil de Arráez Frontera
perfil de editor de E.Sola

Ver perfil de Arráez Frontera

Responder