Un artículo de interés para el cervantismo: “La tramitación del pago de rescates a través del reino de Valencia: el último plazo del rescate de Cervantes”, de Rafael Benítez Sánchez-Blanco

Descripción / Resumen:

ValenciaRafael Benítez Sánchez-Blanco: “La tramitación del pago de rescates a través del reino de Valencia: el último plazo del rescate de Cervantes”, en Le commerce des captifs: les intermédiaires dans l’échange et le rachat des prisonniers en Méditerranée, XVe-XVIIIe siècle.
Études réunies par Wolfgang Kaiser.
Rome: École française de Rome, 2008.
ISBN 978-2-7283-0805-7 (br.)

Un estupendo artículo de Rafael Benítez Sánchez-Blanco de interés para el cervantismo sobre el último plazo del pago del rescate de Miguel de Cervantes; recoge, además de la documentación ya trabajada por el cervantismo clásico, desde la biografía de Martín Fernández de Navarrete de 1818, pasando por la de Luis Astrana Marín de 1948 y siguientes, un trabajo de M. Velasco Santos de 1882 y otro de P. Ferrer y Ruíz Delgado de 1883, las publicaciones de Emilia Salvador Esteban sobre el comercio valenciano, de 1972, de Bonifacio Porres Alonso sobre los rescates trinitarios de 1997-1998, de Eloy Martín Corrales sobre el comercio con el Magreb y el de Andrés Díaz Borras sobre rescates y caridad valenciana, ambos de 2001; pero sobre todo aborda y desmenuza un documento excepcional de la interesante documentación valenciana del Archivo del Reino de Valencia, Real, legajo 620: el Libre dels enbarcaçions ques fan per a Arger precehint licençia de Sa Magestat.

Los registros del Libre…, entre 1571 y 1621, con uno final de 1650, son de un interés especial y se complementan muy bien con la documentación relacionada con el espionaje y la información que va apareciendo en esta colección del Archivo de la Frontera, sobre todo por figurar en esa documentación de los primeros años un personaje excepcional que es Francisco Gasparo Corso, el hermano mayor de esa familia singular que son los Gasparo Corso, afincado en Valencia y que ha jugado un papel fundamental en los servicios de información filipinos durante la guerra de las Alpujarras de Granada, sobre todo por tener un pariente renegado del entorno de Uluch Alí, el Uchalí cervantino, por entonces al frente de la ciudad de Argel. Una vez más, comercio, rescate de cautivos y espionaje van de la mano y este trabajo de Rafael Benítez es esclarecedor para comprender mejor un fenómeno natural de la modernidad clásica hispana y sus mecanismos de funcionamiento en esos momentos decisivos en torno a Lepanto, y con la figura central del Cervantes soldado y luego prisionero de guerra o cautivo.
Una parte importante de esa documentación sobre los hermanos Gasparo Corso y su pariente Mamí Chaya o Mamí Corso en Argel, la tenemos recogida en este contenido del Archivo de la Frontera:
http://www.archivodelafrontera.com/archivos/las-negociaciones-de-1569-y-1570-para-atraer-a-uchali-al-servicio-del-rey-de-espana-los-hermanos-gasparo-corso-mercaderes-o-financieros-y-espias/

Otro protagonismo especial en el documento notable que glosa Rafael Benítez lo tiene el fraile trinitario Bernardo de Monroy que viaja a Argel en 1609, en el tiempo de la expulsión de los moriscos; allí tendrá problemas graves con los argelinos que lo llevarán a prisión, situación dramática en momentos dramáticos de la que « no sabemos cual fue el desenlace ». Es otro capítulo brillante de la historia de esos momentos que está recogida, con el protagonismo del trinitario Monroy, en un libro singular de 1690, la historia de los hospitales de Argel del trinitario calzado Francisco Antonio Silvestre; desde los capítulos XIV-XV evoca la figura de Monroy, con mucha retórica devota pero con viveza en la evocación de sucesos y situaciones al mismo tiempo, y en su capítulo XVIII, trata de los cinco años de cárcel del padre Monroy y de su muerte a principios de agosto de 1622. Pero al margen de los relatos hagiográficos y devotos de la literatura misionológica, es esta documentación glosada por Benítez la que nos da la verdadera medida de la labor de estas órdenes redentoristas, con esos monopolios para su acción que defienden con ardor y que en un análisis moderno podríamos tildar de asunto plenamente financiero y controlado, claro está, por la institución todopoderosa de ese momento que es el papado católico romano. El monopolio de los mercedarios en la Corona de Aragón para la redención de cautivos genera no pocos conflictos y problemas legales con los trinitarios, por ejemplo, como en este caso, lo mismo que con otros mercaderes particulares; es en esta documentación donde se puede ver su verdadero alcance.

El registro de mayor interés para comprender mejor el rescate de Cervantes se refiere al viaje comercial del portugués Francisco de Aguiar de 1582, cuando Cervantes ya está rescatado, portador del resto de mercancías que la madre de Cervantes, Leonor de Cortinas, tiene concedidas por licencia real para el rescate de su hijo; Aguiar actuará como procurador de Leonor de Cortinas, y gestiona las últimas 2.125 libras de esa licencia obtenida años antes y renovada en varias ocasiones hasta colmar la concesión. De nuevo, el armador de la nave de este viaje comercial justificado por las operaciones de rescate de cautivos de Argel, muy numerosos aún por la presencia de portugueses cautivados tras el desastre de Alcazarquivir de 1578, cuando Cervantes estaba aún en Argel, es el mayor de los hermanos Gasparo Corso, el residente en Valencia y ya comendador sanjuanista sin duda como premio a sus servicios de espionaje en el Magreb a través de sus familiares, peculiar y eficaz micro-red de información en la que confluyen de manera natural los intereses comerciales, los del rescate de cautivos y los del espionaje, en conjunto todos ellos alta finanza que mueve miles y miles de ducados.

El control real sobre el rescate de cautivos funcionó sobre todo para las grandes sacas de moneda que monopolizaban los frailes rescatadores, con importantes exenciones, pero indirectamente también fue utilizado por los particulares para emplear en mercancías esos permisos de sacas dinerarias para pagos concretos de rescates de familiares o amigos. Y es de esos permisos peculiares por su perfil político-ideológico de los que se aprovecharán los mercaderes para explotar redes comerciales muy beneficiosas por su propia dificultad fronteriza. De nuevo, la frontera como lubricante económico de una realidad. Las conclusiones de Rafael Benítez son, una vez más, de un orden financiero de gran modernidad en el marco de ese mercantilismo intervencionista que en el caso español se mantuvo con bastante tozudez.

« En esta política influyen dos factores: uno ideológico con interés económico: justificarse ante la Santa Sede de quien depende la concesión de la Cruzada. Otro político con un trasfondo ideológico: el control del tráfico oficial a Argel le permitía hacer mercedes y mostrar una generosidad que no costaba nada, o casi nada, a las arcas reales. Encubre, así, su falta de atención, su desinterés por la suerte de los cautivos, en particular sobre los que lo fueron en servicio a la Monarquía, como Cervantes, y descargaba el peso mayoritario del rescate sobre las familias » (p.217).

El conocimiento profundo de esa realidad financiera que Cervantes tenía, por haberla sufrido tan directamente, puede estar en la base de una de sus obras literarias en las que mejor la aborda, que es la novela ejemplar « La española inglesa » ; en ella hay un episodio importante de rescate en Argel de un cautivo inglés, Ricaredo – Recaredo, tal Ricardo o Richard – que es el protagonista con la bella Isabela. En su rescate recibe la ayuda de un padre trinitario que le ayuda a pagar su rescate de trescientos ducados, y al que luego le reconoce con un donativo excepcional o limosna de quinientos ducados, mucho más alto que su propio rescate, que puede interpretarse como un acto de generosidad de un notable agradecido como Ricaredo o como una comisión de casi el 300% en una negociación financiera. Son esos guiños cervantinos tan ambiguos pero al mismo tiempo tan certeros para ilustrar la realidad de un tiempo que a la vez disfrutó y sufrió. Esa limosna de Ricaredo de 800 ducados para los padres redentores trinitarios para cubrir un rescate o deuda pesonal de 300 ducados, puede interpretarse mejor a la luz de estos usos financieros de la frontera mediterránea del momento, que trabajos como este de Rafael Benítez Sánchez-Blanco tanto nos ayudan a comprender mejor.
“La tramitación del pago de rescates a través del reino de Valencia: el último plazo del rescate de Cervantes”.

Rafael Benítez Sanchez-Blanco-Rescates-Argel

Ficha Técnica y Cronológica

  • Personajes: Cervantes, Francisco Gasparo Corso, Bernardo de Monroy, Leonor de Cortinas, Francisco de Aguiar,
  • Palabras clave: , , , , , , , ,
  • Autor de la fuente:
  • Título de la fuente:
  • Impresor:
  • Ediciones / Ediciones Críticas:
  • Archivo de procedencia: - / Volumen: - Sección: - - Legajo: Archivo del Reino de Valencia, Real, legajo 620: el Libre dels enbarcaçions ques fan per a Arger precehint licençia de Sa Magestat. - Documentos:
  • Tipo de documento:Trabajo de Investigación / Estado: Completo
  • Época: Moderna / Siglo: XVII DC / Año: 1571-1650
  • Zona geográfica: Mediterráneo / Localización: Valencia, 1571-1650

Ver perfil de Arráez Frontera

Responder