Tres cartas de Margliani del verano de 1580 desde Estambul: la rehabilitación de Germigny y Francia ante los ojos de venecianos y otomanos, por Cristina Tejada

Descripción / Resumen:

EStambul

EStambul

A partir de la firma, el 23 de marzo de 1580, de un acuerdo anual de paz o temessük entre Felipe II y Murad III, Giovanni Margliani inició en Estambul una etapa marcada por la espera de órdenes de su monarca, espera que, a su vez, contribuyó a su profesionalización como jefe del espionaje hispano en la capital otomana. Esta profesionalización se observó tanto en su faceta de captador de nuevos agentes, como algunos de los citados en los textos que presentamos, Sinam y Aydar o Pedro Brea, como en la de extraordinario narrador de Avisos de Levante.

 Es aquí donde caben, por ejemplo, los relatos incluidos en sus cartas de estos meses al Virrey de Nápoles Juan de Zúñiga, relatos que, como en los documentos que siguen, versan sobre la guerra de Persia y los correos de intercambio con los safávidas, el audaz Comandante General de la misma, Koca Sinan Paşa, los bandos o llamamientos perentorios de soldados movilizados o sobre los débiles aliados tártaros; noticias que tratan también del equilibrio de poder en Berbería, entre El Cairo y Argel, entre Djafer Paşa, Hassan Paşa Veneziano, Mami Arnaut y Kiliç Ali Paşa, y sobre el corso cristiano en el Ak Deniz; los avisos describen asimismo, y no con menos detalle, las presiones diplomáticas que recibe de los otomanos el representante imperial, Joachim von Sintzendorff, o la llegada triunfal del nuevo baylo veneciano, Paolo Contarini, a Constantinopla, y su primer encuentro con el Gran Visir, Lala Kara Mustafa Paşa.

 Sin embargo, de forma paralela al crecimiento de su faceta de embajador-espía disminuyó el papel de negociador del legado hispano, quien estaba envuelto en una encrucijada de difícil salida, puesto que ni los turcos ni los ibéricos parecían dispuestos a claudicar lo más mínimo en sus exigencias para facilitar un pacto más duradero que los anuales logrados hasta ese momento.

 Es por ello que, por ejemplo, Paolo Contarini apostó por dar prioridad al embajador francés en lugar de a Giovanni Margliani, como hasta entonces llevaba haciendo el representante interino de la Serenissima, Gabriele Cavazza. Así, al lamentarse Jacques de Germigny del comportamiento preferente del vicebaylo con Margliani, el nuevo legado véneto optó por reconvenir a Cavazza y dar un giro a la situación, inclinándose por el galo, que era, a fin de cuentas, el que iba a tener un recorrido diplomático mayor en Estambul y, por tanto, podía convertirse en un aliado a más largo plazo. Este giro es el que apreciamos en el primero de los documentos que hemos seleccionado, el folio 18 del legajo 1338 de Simancas, en el que se ve el enfado de Contarini con Cavazza y se intuye la mano de Germigny tras dicho enojo.

 De igual forma y por el mismo motivo, aunque también en este caso espoleado por otro de los enemigos de la Monarquía Hispánica, Uluj Alí, Lala Kara Mustafa Paşa acabará otorgando la preeminencia diplomática al embajador francés frente al hispano, a diferencia de lo ocurrido con sus predecesores en el cargo, Şemsi Ahmet Paşa y Mehmed Sokollu Paşa: en la segunda de las cartas que a continuación desgranamos se muestra la firme resolución del Capitán del Mar por lograr la renovación de la Capitulación turco-gala de 1569  con la explicitación de la precedencia sobre el representante filipino, resolución que terminará por convencer al sultán y al Primer Visir en apenas unos meses.

El documento ilustra tanto la influencia de la posición del Capitán del Mar sobre la cúpula de poder otomana como su propia indisposición hacia los católicos, fruto de su dedicación a combatirlos en el Mediterráneo pero también de su antipatía hacia un Giovanni Margliani en exceso orgulloso, quien, unos días antes y frente a la costumbre de los diplomáticos europeos, se negaba a dar muestras de reconocimiento al Kapudan Paşa concediendo un donativo a los capataces de las obras de su mezquita cuando se remató la construcción de la cúpula del edificio.

 La última misiva que presentamos no hace sino incidir en la idea ya expuesta: en ella, Margliani plantea cómo, en el caso de establecer una paz formal con Murad III, Felipe II podría imponer fácilmente la preeminencia de sus legados residentes en la Sublime Puerta siempre y cuando quisiera contar con ellos. Era ésta una eventualidad poco probable para un Rey Católico reticente si quiera a admitir la negociación en curso con el Infiel. Igualmente, era casi imposible que en Constantinopla se admitiera la prioridad de los ibéricos si no se plegaban a los usos turcos, por lo que la relación preferente de Francia en el Imperio Otomano pareció dejar de estar amenazada por los hispanos definitivamente en el verano de 1580.

1580-Tres cartas de Margliani desde Estambul

 

 

Ficha Técnica y Cronológica

  • Personajes: Giovanni Margliani, Juan de Zúñiga, Pedro Brea, Sinam y Aydar, Giaffer Ağa, Djafer Paşa, Kiliç Ali Paşa, Hassan Paşa Veneziano, Koca Sinan Paşa, Lala Kara Mustafa Paşa, Joachim von Sintzendorff, Paolo Contarini, Gabriele Cavazza, Jacques de Germigny,Mami Arnaut, Enrique III de Francia, secretario Berthier, Alí Chauz,
  • Palabras clave: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
  • Autor de la fuente: Giovanni Margliani
  • Título de la fuente:
  • Impresor:
  • Ediciones / Ediciones Críticas:
  • Archivo de procedencia: Archivo General de Simancas / Volumen: - Sección: Estado - Legajo: 1338 - Documentos: 18, 34, 38,
  • Tipo de documento:Aviso,Carta / Estado: Transcripción,Actualización,Completo,Traducción
  • Época: Moderna / Siglo: XVI DC / Año: 1580
  • Zona geográfica: Mediterráneo,Eurasia / Localización: Estambul, verano de 1580

Ver perfil de Arráez Frontera

Responder