9 de junio de 2018, sala Caracciolos, despedida de la expo-op del Paraíso de las islas… Texto y fotos…

Descripción / Resumen:

Ilustración para epistolario Barnardino de Mendoza 1535-1536

La mañana de sábado 9 de junio de 2018 fue la fiesta de despedida de la expo-op de El paraíso de las islas en la sala Caracciolos de Alcalá, con una intervención – discurso o ensayo poemático – sobre el paraíso de las islas en el marco de una Casa de Cristal (E. Sola) y filmaciones para proyecto de film (L. Usero), y con la participación de amig@s y colegas, antiguos y nuevos, desde los viejos Moebius a los jóvenes Bakakais. El reportje fotográfico más amplio, con las copas finales en la cafetería Amsterdam, lo realizó Federico Losada, con los diversos grupos conspiratorios Moebius y Bakakais, con Gallero, Liaño, Sentís, Labrador, el grupo Decadencia en pleno y amplia representación de la casa de los tres balcones orientados al sur... Todo ello lo queremos recordar aquí, en el Archivo de la Frontera, como recurso contra la pérdida de la memoria, la amenaza del olvido altzeimérico que parece amenazar a tantos, si no a todos… He aquí el inicio del texto conmemorativo, dado el hecho aparentemente casual de que la fecha de la despedida de la exposición op coincidía con el 42 aniversario de la bomba que destruyó (madrugada del 8 de junio de 1976) la Vaquería de la calle Libertad:

La madrugada del 8 de junio de 1976 – hace hoy mismo 42 años – una bomba de los Guerrilleros de Cristo Rey destruyó el bar la Vaquería de la calle Libertad, y nos dispersó a todos los amigos de entonces por ahí. Unos para acá, otros para allá…

 A mí, en concreto, me catapultó a África; a una África cercana en el espacio – Orán, media hora de avión desde Alicante – pero lejana en el tiempo: mi sensación allí era de “tiempo detenido” y, algo después, de “tiempo cervantino”…

Allí comenzó a perfilarse el Paraíso de las Islas que, desde entonces, no cesó de modular mi creación artístico-literaria y por ello también mi vida misma, mi proyecto vital, mis deseos y mis amores.

 El Paraíso de las islas, base o estructura conceptual y literaria – vital – de esta expo-op que hoy despedimos con esta fiesta, es el mundo posible o ideal que puede surgir después de una catástrofe destructora de una realidad o de un clasicismo, pudiera decirse; por ello, un fenómeno anómico e incontrolado e incontrolable pero por ello mismo liberador, esencialmente libertario y, también por ello, transformador.

 Hoy sé que para mi aquel de entonces, aún no cumplidos los 30 años y recién muerto Franco, el odiado dictador, la bomba terrorista que destruyó la Vaquería representó esa catástrofe y por ello podía considerarme también víctima del terrorismo necesitada de verdad o reconocimiento, justicia y reparación, según insisten los entendidos. Nada de eso se nos brindó, y ahí veo esa sombra de ese mago negro de la Transición al que llamaban Martín Villa, uno de los malos de la peli a olvidar. A tachar. A silenciar, como él nos quiso silenciar a todos y de alguna manera lo logró…

 El paraíso de las islas nace de esa quiebra, fisura o catástrofe, o hundimiento para mí, que fue la bomba con el subsiguiente salto, destierro o retiro para no enloquecer que fue la huida a África, y en mi primer regreso ya les dejé a los Moebius – que andan por aquí ahora – el primer relato de la serie: la Acción, meditaciones y muerte de Juan Bravo, J.B. El rector J.B.

 ***

 La bomba de la Vaquería del 76 se convertía en metáfora de esa catástrofe individual que nos dispersara a tantos, pero metáfora de otras catástrofes que pudiéramos considerar colectivas y generadoras de un nuevo y necesario “volver a empezar”. Por citar sólo a dos que pudiéramos reconocer, una catástrofe colectiva podría ser el mal-diseño de una Europa unida que deviene un proyecto de mercaderes y poco más, o eso que llaman la crisis financiera de los robos masivos sin complejos generadora de tanta muerte como la que genera una gran guerra…

 Esas podían ser nuevas metáforas simbólicas de la Gran Guerra y muerte de J.B. con que comienza a contar el tiempo del paraíso de las islas. A partir de una realidad catastrófica y algo asesina, por ser comedido, cómo recomenzar de nuevo con otras reglas de juego y, como consecuencia, con otra racionalidad diferente a la racionalidad que nos ha llevado hasta aquí, hasta la catástrofe.

 Encontrar, en fin, una racionalidad otra que la que llaman del mercado, que dicen los analistas autoproclamados serios o competentes, que no es más que una teología fundamentalista más que teoriza en torno a un dios absoluto al que Cervantes llegó a dar nombre: el interés o beneficio. Esa era su queja, la queja cervantina, que descubre en su contacto con aquella sociedad magrebí del corso y el cautiverio: el  hombre moderno tiene un nuevo dios que es el interés, el beneficio, el dinero. Y es ahí en donde fundamentaría su propia nueva racionalidad para ver, analizar y transformar el mundo, en el que todo se compra y todo se vende,  a su imagen y semejanza.

 Ese es el motor que lleva a esa catástrofe, tras la cual hay que volver a empezar…

Dibujo op: el obelisco o el fin de la apertura conseguida

2018-09-junio-DESPEDIDA expo-op-I

2018-09-junio-TEXTO-PARAISO DE LAS ISLAS-CASA DE CRISTAL

2018-09-junio-expo-op-Fede Losada-c

Expo-op Alcalá Emilio Sola 2018

 

Info Evento

  • Lugar: Sala de Exposiciones de Caracciolos y cafetería Amsterdam. Alcalá de Henares.
  • Fecha: Sábado 9 de junio de 2018
  • Organiza: Universidad de Alcalá y CEDCS
  • Web:
  • Teléfono:
  • Email:
  • Contacto:

Ver perfil de Arráez Frontera

1 comentario

  1. Imagen de perfil de Emilio Sola

    Emilio Sola - 8 julio, 2018, 18:55 Report user

    De la fiesta de cumpleaños de 2015 en la puerta estrecha, en Madrid, este video de felicitación que anda por ahí perdido:

    https://www.youtube.com/watch?v=a8y1in9pVnY

    Para tenerlo a mano…

Responder