“VIAJE A ORIENTE” 031

Actualmente está viendo una revisión titulada ""VIAJE A ORIENTE" 031", guardada en el 12 febrero, 2012 a las 18:18 por Esmeralda de Luis y Martínez
Título
"VIAJE A ORIENTE" 031
Contenido
III. El harem – VIII. Los misterios del harem...  Andaba meditando sobre todo lo que había escuchado, sick y de nuevo me di cuenta de otra ilusión que también había que abandonar: las delicias del harem, purchase el poderío del marido o del señor, treat las mujeres encantadoras unidas para hacer feliz a un solo hombre... La religión o las costumbres atemperan singularmente este ideal que ha seducido a tantos europeos. Todos aquellos que bajo el influjo de nuestros prejuicios habían entendido la vida oriental de ese modo, en muy poco tiempo se habían visto decepcionados. La mayoría de los Francos que entraron al servicio del Pachá y que, por razones de interés o de placer, abrazaron el islamismo, han vuelto en la actualidad, si no al redil de la Iglesia, al menos a las dulzuras de la monogamia cristiana. Metámonos bien esta idea en la cabeza, que la mujer casada, en todo el imperio turco, tiene los mismos privilegios que en nuestros países, y que puede prohibir a su marido tomar una segunda mujer, haciendo de este punto una cláusula de su contrato de matrimonio. Y en caso de que consienta habitar en la misma casa con otra mujer, tiene derecho a vivir aparte, y no coincidir de ninguna manera, como se cree, para formar esos idílicos cuadros con las esclavas bajo la mirada del esposo y señor. Que a nadie se le ocurra pensar que estas bellas damas van a consentir en cantar o bailar para divertir a su señor. Esos son talentos que les parecen indignos de una mujer honesta; pero cada uno tiene derecho de hacer venir a su harén a “Lamées” y “Ghawasies” para así distraer a sus mujeres. Además, más vale que el señor de un serrallo se guarde muy bien de ocuparse de las esclavas que ha regalado a sus mujeres, ya que estas esclavas se han convertido en propiedad personal, y si le apeteciera adquirir una para su propio uso, hará mejor en alojarla en otra casa, aunque por supuesto, nada les impide utilizar este medio para aumentar su posteridad. Conviene saber que cada casa está dividida en dos partes separadas por completo: una, consagrada a los hombres, y la otra, a las mujeres. De un lado, hay un señor de la casa, pero del otro, está la señora. Esta última es la madre o la suegra, o la esposa más antigua, o la que ha dado a luz al primogénito de la familia. La primera mujer se llama la “gran dama”, y la segunda, “el periquito” (durrah) Cuando las mujeres son numerosas, lo que sólo se da entre las grandes fortunas, el harem es una especie de convento en donde dominan unas reglas austeras. Se ocupan sobre todo de criar a los niños, bordar y organizar el trabajo doméstico de las esclavas. La visita del marido se hace con toda ceremonia, así como la de los parientes más cercanos, y como no se almuerza con las mujeres, todo lo que puede hacer para pasar el tiempo es fumar con parsimonia el narguile y tomar café o sorbetes. Es costumbre que se haga anunciar con tiempo su llegada. Además, si encuentra pantuflas a la puerta del harem, se guarda muy mucho de penetrar en él, ya que esto es señal de que su mujer o algunas de sus mujeres, reciben la visita de sus amigas, y las amigas, con frecuencia, se quedan allí uno o dos días. En cuanto a la libertad de salir y hacer visitas, es algo que no se puede prohibir a una mujer nacida libre. El único derecho del marido se ciñe a hacerla acompañar por esclavos; aunque ésta es una precaución insignificante, debido a la facilidad que tienen para salir de un lugar disfrazadas, bien sea de los baños, o bien de la casa de alguna de sus amigas, mientras los vigilantes aguardan a la puerta. El velo y la uniformidad del vestuario les dan en realidad una mayor libertad que a las europeas, si quisieran seguir ese juego. Los cuentos graciosos narrados por la tarde en los cafés tratan con frecuencia de las aventuras de amantes que se disfrazan de mujeres para entrar en un harem. Nada más fácil, en efecto, aunque hay que aclarar que esto pertenece más a la imaginación árabe que a las costumbres turcas, que prevalecen en Oriente desde hace dos siglos. Añadamos además, que el musulmán no es muy inclinado al adulterio, y encontraría terrible poseer una mujer que no le perteneciera enteramente a él. Y respecto a la buena fortuna de los cristianos, pues es rara. En otra época había un doble peligro de muerte; pero hoy en día sólo la mujer arriesga su vida, y únicamente en el caso flagrante de cometer el delito en la casa conyugal. De otro modo, el caso de adulterio no es más que una causa de divorcio y de algún castigo. La ley musulmana no tiene nada que reduzca, como se creía, a las mujeres a un estado de esclavitud y de abyección. Las mujeres heredan, tienen pertenencias personales, como cualquiera, y todo ello con independencia de la autoridad del marido. Tienen derecho a provocar el divorcio por los motivos regulados por la ley. El privilegio del marido es, sobre este punto, el de poder divorciarse sin dar razones para ello. Basta con que diga a su mujer ante tres testigos: “Te divorcio” y no puede reclamar más que la dote estipulada en su contrato de matrimonio. Todo el mundo sabe que, si quisiera desposarla otra vez, no podría hasta que ella se volviera a casar de nuevo, y después se divorciara. La historia del “hulla” , que en Egipto llaman “musthilla”, y que juega el papel de esposo por intermedio, se renueva algunas veces, sólo entre la gente pudiente. Los pobres, se dejan y se vuelven a unir sin dificultad. En fin, sea como sea, todos los grandes personajes que, por ostentación o por gusto, usan de la poligamia, tienen también su anverso en El Cairo entre los pobres diablos que se casan con varias mujeres para vivir de su trabajo. Mantienen tres o cuatro domicilios en la ciudad, lo que las mujeres ignoran por completo, y cuando descubren el engaño, se originan disputas de lo más cómicas que terminan en la expulsión del perezoso “fellah” de los diversos hogares de sus esposas, ya que si la ley le permite varias mujeres, también le impone, por otra parte, la obligación de mantenerlas.
Extracto


Antiguos Nuevo Fecha Creada Autor Acciones
el 12 febrero, 2012 a las 17:18 Esmeralda de Luis y Martínez