“VIAJE A ORIENTE” 020

Actualmente está viendo una revisión titulada ""VIAJE A ORIENTE" 020", guardada en el 9 febrero, 2012 a las 21:09 por Esmeralda de Luis y Martínez
Título
"VIAJE A ORIENTE" 020
Contenido
II. Las esclavas – X. La barbería...   Al día siguiente, capsule pensando en las fiestas que se preparaban para la llegada de los peregrinos, view me decidí, check para verlos a gusto, a ponerme la ropa del país. Ya contaba con la parte más importante del atuendo árabe, el machlah, manto patriarcal que se puede llevar indistintamente sobre la espalda o por la cabeza, sin dejar por ello de envolver todo el cuerpo. Sólo en este último caso, las piernas quedan al descubierto, y uno se asemeja a una esfinge, lo que no deja de proporcionar un cierto carácter. De momento, me limité a llegar hasta el barrio franco, en donde pensaba llevar a cabo mi transformación completa, siguiendo los consejos del pintor del Hotel Domergue. El callejón que llega al hotel se prolonga, al atravesar la calle principal del barrio franco, y describe numerosos zig-zags hasta perderse bajo las bóvedas de largos pasadizos que corresponden al barrio judío. Es, precisamente en esta caprichosa calle, tan pronto estrecha y abarrotada de tiendas de armenios y griegos, como ancha y bordeada de largos muros y casas altas, donde reside la aristocracia comercial de la nación franca; allí es donde residen banqueros, agentes de cambio, almaceneros de productos de Egipto y de las Indias. A la izquierda, en la parte más ancha, un amplio edificio, que visto por fuera nadie hubiera adivinado su uso, alberga a la vez que la principal iglesia católica, el convento de los dominicos. El convento consta de una infinidad de pequeñas celdas sobre una galería alargada. La iglesia es una vasta sala en el primer piso, con columnas de mármol de sobria elegancia y de estilo italiano. Las mujeres se sitúan aparte, en tribunas con celosías, y no se desprenden de sus mantillas negras, confeccionadas al estilo turco o maltés. Pero no nos detuvimos en la iglesia , entre otras cosas, porque se trataba de perder, al menos, la apariencia cristiana para poder asistir a las fiestas musulmanas. El pintor me condujo aún más lejos, hasta un punto en donde la calle se estrechaba y hacía más oscura, hasta una barbería que posee una maravillosa ornamentación. Allí se puede admirar uno de los últimos monumentos del antiguo estilo árabe, sustituido en todas partes, tanto la decoración, como la arquitectura, por el gusto turco de Constantinopla, triste y frío pastiche a medio camino entre lo tártaro y lo europeo. Fue en esta encantadora barbería, cuyas ventanas graciosamente recortadas dan sobre el Calish , donde perdí mi cabellera europea. El barbero paseó la navaja con suma destreza y, atendiendo a mis órdenes expresas, me dejó un único mechón en lo alto de la cabeza, como el que llevan los chinos y musulmanes. Hay discrepancias sobre el motivo de esta costumbre: unos, pretenden que es para ofrecer un agarradero a las manos del ángel de la muerte; los otros, creen ver en este mechón una razón más bien material: al turco, que siempre prevé que le puedan cortar la cabeza, y que una vez cortada se acostumbra a exhibir al pueblo, no le gustaría que la mostrasen agarrándola por la nariz o por la boca, cosa que sería bastante ignominiosa. Los barberos turcos les suelen tomar el pelo a los cristianos, rapándoles toda la cabeza, pero yo, aunque escéptico, nunca rechazo de plano ninguna superstición. Terminado su trabajo, el barbero me hizo sostener una palanganilla de estaño, y sentí inmediatamente una columna de agua correr sobre el cuello y las orejas. Se había subido a un banco junto al mío, y vació un gran balde de agua fría en un pellejo de cuero suspendido sobre mi frente. Cuando se me pasó la sorpresa, aún tuve que someterme a un lavado a fondo con agua jabonosa, tras lo cual me rasuró la barba a la última moda de Estambul. Después se dedicó a la labor, desde luego no muy ardua, de peinarme. La calle estaba llena de mercaderes de “tarbouche” y de campesinas cuya industria consiste en confeccionar los pequeños bonetes blancos, llamados Takies, que se ponen sobre la cabeza rapada; algunos están delicadamente elaborados en hilo o en seda; otros, están rematados por un encaje blanco hecho para sobresalir por debajo del bonete rojo. Estos últimos, son generalmente de fabricación francesa. Creo que es nuestra ciudad de Tours la que tiene el privilegio de poner tocado a todo Oriente. Con los dos bonetes superpuestos, el cuello al descubierto y la barba recortada, apenas pude reconocerme en el elegante espejo incrustado de carey que me ofreció el barbero. Completé la transformación comprando a los revendedores un ancho calzón de algodón azul y un chaleco rojo brocado con un bordado de plata bastante aparente; tras lo cual el pintor me comentó que de esta guisa podría pasar por un montañés sirio venido de Saida o de Trípoli. Los ayudantes me concedieron el título de Chélebi, apelativo que se les da en el país a los elegantes.
Extracto


Antiguos Nuevo Fecha Creada Autor Acciones
el 9 febrero, 2012 a las 20:09 Esmeralda de Luis y Martínez