• Emilio Sola ha publicado una actualización en el grupo Logo del grupo Visos y avisos de e-Libros del Archivo de la FronteraVisos y avisos de e-Libros del Archivo de la Frontera: hace 10 años, 7 meses

    Me parece estupendo, Carlos. He leído el texto del URL que envías, y la cantidad de intervenciones con sentido común que generó en un par de días, y se ve que eso funciona de manera natural.

    En el caso de los E-libros del Archivo de la frontera, ¿es capaz de venderlos Amazon.con y enviar la comisión que sea a la cuenta del AF, por ejemplo, o del CEDCS o de la Ciudad Lineal? No sé si va por ahí la posibilidad sin convetirnos nosotros mismos en vendedores, que no lo podríamos hacer fácilmente.

    Feliz año 2012.

    • JB mismo en su intersticio particular de Alcalá (inmediatamente después del 35 aniversario de la Vake primera e inmediatamente antes de la primera parte de CUENTOS DE PARA, tratando respecto a modos posibles de adquisición de fondos, me preguntó si locura sería pedir precisamente a los bancos, gratis. Tuve esto por grandísima locura en tal momento. No lo tengo tal hoy. En este sentido:

      AF, el CEDCS, genera una cuenta en Amazon.com. Han de ser dados datos de una cuenta bancaria en la que Amazon.com paga cada libro que vende, descontada ssu comisión. Hay que mirar con ojo las condiciones del servicio, el pacto, contrato, que se firma haciendo clic con el ratón, al final. Amazón es una e-Librería enorme, la más grande hoy en el mundo, absolutamente global. Ahí llega el mundo todo a comprar y vender. Mientras que a un e-Libro puesto a disposición pública (distribución) en una cualquiera de los millones de millones de páginas o plataformas en Internet llegan poquísimas personas, a ese mismo e-Libro puesto en la e-Librería de Amazón.com llegan millones cada día. Tenemos, pues: 1 – distribución, 2 – obtención posible de fondos

      No venderíamos. Vende Amazón. AF, o el CEDCS, pone a distribución (ya gratuita o no) sus e-Libros. Que pueden ser unos mero texto. Que pueden ser otros ilustrados y a todo color. Que se pueden leer en la pantalla del pc (también imprimir en papel para lectura), se pueden leer y ver también en las pantallas de los llamados tablets y también en las paantaallas de las nuevas generaciones de telefoninos.

      Y e-Libros audio, en MP3, donde el lector no lee sino que escucha. Escucha bien una voz que bien lee o escucha lo que en España creo llaman Radio-Teatro. Los Radios Teatro en Alemania son magníficos.

      • Es interesantísimo todo lo que cuentas, Carlos. Habría que decirle a Laura Massimino, que es la que mejor conoce CEDCS y su conexión con AF y sus capacidades legales y esas cosas. Un e-Libro ¿lo vende Amazón como enlace sin más, o de otra forma? Y lo de los e-Libros audio también tiene su punto.

        • Si la actividad de venta (por Comercio Justo) es función de captación de fondos para auto-financiar en lo posible las actividades propias de AF/CEDCS no se ve el problema. Una lectura de los estatutos de CEDCS dilucida esto.

          Los textos, los e-Libros, desde el archivo mismo originario de texto (.doc, .txt, .rtf…), se pasa por un proceso gratuito que tiene dispuesto al caso Amazon que convierte el documento al formato requerido por Amazon.

          Más tarde probablemente más.

          • El documento, el libro, el e-libro (en modo sólo texto para este caso), pasa una vez convertido como arriba dicho a ser un e-Libro en el global escaparate panóptico de la global Librería Amazon. Cuando es comprado este e-Libro, el comprador recibe la descarga del rayo de Zeus directamente en su lector de e-Libros.

            • Explícaselo a Laura #Frontera, Carlos, yo no sé cómo invitarla a esta conversación.

              • Mejor, Emilio, dejarlo para vez en la que el Duende dé en reunirnos en torno a una mesita con un café con leche, un café descafeinado y un mate. En realidad es sencillísimo. Abrazo