• isabela ha publicado una actualización en el grupo Logo del grupo NADADORESNADADORES: hace 7 años

    NADADOR DESESPERADO

    Tres momentos del relato de un náufrago. Aunque casi toda la historia transcurre en el mar, únicamente en tres ocasiones el nadador se enfrenta a las olas.

    Suceso real donde el protagonista nos cuenta su experiencia, en primera persona, de la mano de García Márquez, entonces reportero de un diario colombiano.

    ————————-
    • Desde la cubierta de un destructor de la marina de guerra de Colombia cayó al mar:

    Entonces el agua me cubrió por completo y empecé a nadar hacia arriba.
    Tratando de salir a flote, nadé hacia arriba por espacio de uno, dos, tres segundos. Seguí nadando hacia arriba. Me faltaba aire. Me asfixiaba.

    Traté de agarrarme a la carga, pero ya la carga no estaba allí. Ya no había nada alrededor. Cuando salí a flote no vi en torno mío nada distinto del mar. Un segundo después, como a cien metros de distancia, el buque surgió de entre las olas, chorreando agua por todos lados, como un submarino. Solo entonces me di cuenta de que había cìdo al agua.

    Solo unas líneas más adelante continua diciendo:
    Pero antes de que hubiera podido tomar una determinación me encontré nadando hacia la última balsa visible, cada vez más lejana. Nadé por espacio de tres minutos. Por un instante dejé de ver la balsa, pero procuré no perder la dirección. Bruscamente, un golpe de la ola la puso al lado mío,blanca, enorme y vacía. Me agarré con fuerza al enjaretado y traté de saltar al interior. Solo lo logré a la tercera tentativa.

    ————————–
    • En el septimo día:

    Pocos minutos después de las doce de la noche…

    Me di cuenta de todo cuando estaba en el agua, nadando hacia arriba, como en la tarde del accidente. Nadé desesperadamente, salí a la superficie y me sentí morir de terror: no vi la balsa.

    —————————-
    • Y divisó en la lejanía la sombra de la costa:

    …y me arrojé al agua

    Traté de no hundirme. Fue eso lo primero que tuve que hacer, antes de empezar a nadar. Me quité la camisa y me la amarré fuertemente alrededor de la cintura. Luego, me apreté los cordones de los zapatos. Entonces sí empecé a nadar. Primero desesperadamente. Luego con más calma, sintiendo que a cada brazada se me agotaban las fuerzas, y ahora sin ver la tierra.

    No había avanzado cinco metros cuando sentí que se me reventó la cadena con la medalla de la Virgen de Carmen. Me detuve. Alcancé a recogerla cuando empezaba a hundirme en el agua verde y revuelta. Como no tenía tiempo de guardármela en los bolsillos la apreté con fuerza entre los dientes y seguí nadando.

    Ya me sentí sin fuerzas y, sin embargo, aún no veía la tierra. Entonces volvió a invadirme el terror: acaso, ciertamente, la tierra había sido otra alucinación. El agua fresca me había reconfortado y yo estaba otra vez en posesión de mis sentidos, nadando desesperdamente hacia la playa de una alucinación. Ya había nadado mucho. Era imposible regresar en busca de la balsa.

    ————————–
    Estos hechos ocurrieron en 1955, el gobierno trató de ocultar una realidad puesta al descubierto en este relato que se convirtió en una denuncia política con consecuencias directas para el náufrago y para el reportero. Al primero le costó la gloria y al reportero el exilio.

    • Este texto estaría mejor en el Grupo privado del curso en el que estás, y allí te haría las sugerencias que se me ocurren, que en resumen sería que deslindes la cita del fragmento de García Márquez de la parte que tu redactas y que el ejercicio te sirva para glosar más ampliamente la lectura del libro, para invitar al lector que lea tu nota de lectura a que vaya al libro porque le puede ser atractivo. Hay todas las variantes que quieras de presentación de los fragmentos con nadadores, puedes inventarte tú misma una, pero dejando claras las citas y su procedencia, pistas para encontrarlo y garantías de fiabilidad de alguna manera de tu trabajo o ejercicio o juego.