EN EL NEOLÍTICO, ¿YA ÉRAMOS CREYENTES?, Antonio Pérez a propósito de Göbekli Tepe (Kurdistán turco)

Descripción / Resumen:

Göbekli_Tepe_Urfa

Difícilmente puede negarse en este sitio la importancia de su función religiosa (Schmidt, 2000)

Desde hace una veintena de años, los ensayos académicos y los medios de divulgación científica nos aseguran que el primer edificio religioso, el primer templo, fue el complejo megalítico que hoy llamamos Göbekli Tepe, un yacimiento arqueológico sito en el Kurdistán turco, cerca de la frontera con Siria, cuyo estrato más profundo (el Layer III, supuestamente PPNA, Pre-Pottery Neolithic A) ha sido fechado en 12.000 bp (Before Present, antes de hoy), aunque, como veremos luego, haya académicos que discrepan de otorgarle esta desmesurada edad (cf. Dendrinos, 2016). Göbekli Tepe (en adelante, GT), fue avistado en 1962 por Peter Benedict, un joven arqueólogo que lo desestimó creyendo que eran restos bizantinos o medievales. Dos décadas después, fue ‘redescubierto’ por Klaus Schmidt en 1994 quien acuñó para este yacimiento las expresiones de primer templo y origen de la religión. Desde esa fecha ha sido trabajado por numerosos académicos y por infinidad de divulgadores algunos de los cuales se han aprovechado de las dudas consustanciales a cualquier investigación arqueológica para dar por definitivas conclusiones que eran provisionales llegando así a dar por ciertas sus propias especulaciones periodísticas, algunas tan estrambóticas como etiquetarlo como “the Turkish Stonehenge” y otras tan infames como propalar que GT era el Paraíso de Adán y Eva –véase el penúltimo parágrafo de estas notas-. Paradójicamente, pese a que GT se encuentra a sólo 15 kms. de la ciudad de Sanliurfa (Urfa, Edessa, “la cuna de Abraham”), esos tremendistas todavía no han llegado a establecer una continuidad entre GT y el Patriarca de las Tres Religiones.

Pues bien, en contra de la cita que encabeza estas notas, dudamos de la función religiosa de GT y, para resolver nuestras dudas, nada mejor que ir a los datos crudos que nos ofrecen las fuentes accesibles en internet. En este sentido, ciñéndonos a lo ciertamente seguro y partiendo de que no se ha excavado todo el complejo GT (antes de fallecer, Schmidt aseguraba que sólo se había explorado un 5%), con rigor sólo podemos decir que en GT se han encontrado pocos restos humanos[1] y ningún vestigio cerámico ni de plantas completamente domésticas ni de animales realmente domesticados.

[1] Se han recuperado 691 fragmentos de huesos humanos de los cuales 408 son craneales. Tres cráneos han podido ser reconstruidos (Greski et al, 2017) Ahora bien, estos restos óseos estaban entre los cascotes de los edificios y también en áreas adyacentes. No hay señales de enterramientos propiamente dichos. Además, los cráneos presentaban hendiduras producto artificial de los cortes que les fueron efectuados. Gresky et al no los fechan directamente, no están seguras del sexo de los finados/as y no mencionan un hipotético canibalismo.

Antonio Pérez-Gobekli Tepe-2018

Archivos Adjuntos

Ficha Técnica y Cronológica

  • Personajes:
  • Palabras clave: , , ,
  • Autor de la fuente:
  • Título de la fuente:
  • Impresor:
  • Ediciones / Ediciones Críticas:
  • Archivo de procedencia: - / Volumen: - Sección: - - Legajo: - Documentos:
  • Tipo de documento:Ensayo / Estado: Completo
  • Época: Prehistoria Neolítico / Siglo: / Año:
  • Zona geográfica: Eurasia / Localización: Gobekli Tepe, Kurdistán turco

Ver perfil de Arráez Frontera

Responder