Nicolás Gogol: Tarás Bulba. JINETES COSACOS NADADORES por el Dniéper, el Dniéster y el Don…

Descripción / Resumen:

Tarás Bulba-03

GOGOL: TARAS BULBA. Traducción de Tatiana Enco de Valero (Madrid, 2004, Espasa Calpe)

 El cosaco Tarás Bulba,, viejo coronel, y sus dos hijos, Ostap y Andrés, sirven a Gogol para realizar un canto épico a la libertad de los cosacos de las estepas rusas del entorno del río Dniéper, una sociedad patriarcal extrema y primitiva. De alguna manera, un relato de iniciación de dos jóvenes, los recién salidos de la edad escolar elemental, por su padre cosaco que los lleva en viaje hacia el campamento militar cosaco de la ciudad de Siech, en donde los zaporogos o cosacos militares, organizados en Kurens o regimientos, con el Atamán o jefe elegido a la cabeza y la Rada o consejo extraordinario, viven a sus anchas en una sociedad anárquica, violenta y macha profundamente anclada en los hondones nacionalistas rusos y cristianos ortodoxos… El mundo de las mujeres se queda reducido al interior hogareño y al ideal amoroso, siempre lejano y casi inasible…

 Es en el viaje de su casa familiar a la ciudad de Siech, Tarás Bulba en su caballo Diablo, sus dos hijos y diez acompañantes, en donde aparecen por primera vez Nadadores… Para los dos chicos, era el final de su niñez: “¡Adiós, niñez, adiós juegos y todo, todo!”, como termina el primer capítulo de la novela, el abandono de la casa familiar ante la consternación de la madre.

 “Los viajeros continuaron sin incidentes su viaje.

No se veía ningún árbol; todo alrededor se extendía la estepa inmensa,

libre y hermosa. A veces, hacia un lado, azuleaban las cimas de los árboles

de un bosque lejano que se elevaba a las orillas del Dniéper.

Una vez, Tarás indicó a sus hijos un pequeño punto que negreaba a lo lejos

entre la hierba, diciéndoles:

  • Mirad, hijos, allí hay un tártaro.

La pequeña cabecita con bigote clavó en ellos, desde lejos, sus estrechos ojos,

husmeó el aire como un perro de caza y desapareció como una gamuza

al ver que había trece cosacos.

  • ¡Hola, hijos, tratad de alcanzar al tártaro! Pero no, no vale la pena

de que os molestéis, no podríais alcanzarle; su caballo

es más rápido que mi Diablo.

Por si acaso, Bulba, temiendo una emboscada, tomó precauciones.

Se dirigieron a un pequeño río, llamado Tatarka, que desembocaba

en el Dniéper,

se arrojaron con sus caballos al agua y por largo rato

nadaron para esconder sus huellas;

luego salieron a la orilla y continuaron su camino.

(Cap. II)

 “Ser cosaco es ser guerrero, y para ser guerrero es necesario un enemigo”, dice John Ure en una monografía sobre los cosacos (Barcelona, 2002, Ariel, p.63); y analiza sus enemigos a lo largo de la historia, desde Iván el Terrible en el XVI, tártaros, polacos, suecos, lituanos, moldavos, georgianos, chechenos, ossetios, uzbecos, kazakos y sobre todo turcos, así como los invasores franceses, ingleses y alemanes. O sea, el resto del mundo… Entre sus hazañas, narra la toma de Azov en 1637 en la que los cosacos con el atamán del Don al frente asaltaron a nado la fortaleza tras hacerle un boquete en la muralla de más de tres metros de grosor, y tras tres días de combate con los genízaros turcos… La natación, al parecer, era uno de sus fuertes. Por ello no es extraño que en la novela aparezcan también Nadadores en el periodo de formación de los hijos de Tarás Bulba (Cap. III).

Nicolás Gogol-Tarás Bulba para-Nadadores-2018

Ficha Técnica y Cronológica

  • Personajes:
  • Palabras clave: , , , , ,
  • Autor de la fuente:
  • Título de la fuente:
  • Impresor:
  • Ediciones / Ediciones Críticas:
  • Archivo de procedencia: - / Volumen: - Sección: - - Legajo: - Documentos:
  • Tipo de documento:Ensayo / Estado: Fragmento
  • Época: Moderna / Siglo: XIX DC / Año:
  • Zona geográfica: Eurasia / Localización: Rusia

Ver perfil de Arráez Frontera

Responder