Víctor Hugo: Los Miserables. Fragmento con Nadador ahogado… Glosa de Cristina Tejada

Descripción / Resumen:

los-miserables--estuche

los-miserables–estuche

El secreto del éxito de Los miserables, adaptada al cine, la televisión, el  musical y desde países como Japón, Rusia, Reino Unido, Turquía o Estados Unidos, no es, lógicamente, explicable únicamente por su trama. El preso 24601, Jean Valjean, pasa su vida redimiendo un delito menor que la condena y la cárcel convierten en reincidente. El abandono y la vindicta social están en la base del fragmento “El mar y la sombra” que a continuación presentamos, en el que el silencio, la soledad y muerte del condenado aparecen como alegoría en la imagen de un hombre caído al mar, olvidado por su barco y ahogado en la inmensidad del cielo y la noche.

Pero no ésta la única metamorfosis que sufrirá el protagonista a lo largo de la novela, sino la catarsis que experimenta al conocer al obispo Myriel, hombre piadoso, abnegado y reflexivo en el que Hugo condensa lo mejor de su sentimiento religioso.

De este encuentro sale el Jean Valjean excelso, convertido en una especie de Antígona que decide desobedecer al Estado en pos de lo que considera justo, llevar una vida de sacrificio, ayuda y amor a los más desfavorecidos. Y entonces aparecerá su Némesis, Javert, el policía convencido, el garante del orden social y las leyes al que Valjean irá también transformando con el paso de los años.

No obstante, como se ha dicho tantas veces, Los miserables es una obra coral, donde, al margen de la historia principal, hacen vibrar la desdichada Fantine, el impertérrito Marius, la cándida Cosette, el malicioso Thénardier o su heroico hijo, Gavroche.

Es asimismo, como procede en una novela decimonónica, una obra de amor, pero, al igual que sucede con el resto de las grandes de este siglo, como Guerra y paz o Historia de dos ciudades, por sólo citar alguna, este tema se presenta más bien como un pretexto para la reflexión científica, filosófica, política y religiosa del autor.

Es ahí donde entran los grandes asuntos de fondo: el análisis militar, histórico y geográfico de la batalla de Waterloo, la visión economicista de la ingeniería del alcantarillado parisino (mención aparte merece la reflexión sobre el ahorro que las heces de la ciudad podría proporcionar al campo francés), la morriña del exiliado, que deja “las entrañas, la sangre y el corazón”[1] en los adoquines de su tierra natal, o su concepción de la Historia[2], una Historia social muy cercana a Annales y a las colectividades.

Recientemente leí con tristeza que, dentro de los efectos colaterales del movimiento Black Lives Matter, la moda de los revisionismos había alcanzado a la figura de Hugo, al hilo de un discurso que en 1879 hizo instando a las potencias occidentales a “civilizar” África. Su vida y su obra pueden estar plagada de chauvinismos, micromachismos y microrracismos, si se quiere, pero no es esa ni su vida ni su pensamiento. La filosofía que se desprende de Los Miserables es un canto, más aún que a la libertad, a la igualdad. En un siglo convulso, de progreso y de esperanza, Hugo situó la clave de ese progreso en la Ciencia, que conduciría a un gobierno de Libertad asentado sobre la Igualdad[3].

[1] Víctor Hugo, Los miserables (Madrid: Alianza editorial, 2018): volumen I, página 492.

[2] Ibíd., volumen II, página 178.

[3] Ibíd., volumen II, pp. 395-396.

VICTORU HUGO-LOS MISERABLES-NADADOR AHOGADO

Ficha Técnica

  • Temática: El secreto del éxito de Los miserables, adaptada al cine, la televisión, el musical y desde países como Japón, Rusia, Reino Unido, Turquía o Estados Unidos, no es, lógicamente, explicable únicamente por su trama.
  • Palabras clave: , , , ,
  • Zona geográfica:
    Warning: implode(): Invalid arguments passed in /homepages/27/d689284261/htdocs/archivodelafrontera/wp-content/themes/buddy/single-bibliografia.php on line 93
  • Cita Bibliográfica: Victor Hugo: Los Miserables. Traducción de María Teresa Gallego Urrutia. Madrid, 2015, 2 vols., Alianza editorial
Imagen de perfil de Arráez Frontera
perfil de editor de E.Sola

Ver perfil de Arráez Frontera

Responder