DE LA VIDA Y COSTUMBRES DE LOS TURCOS. Capítulo 26: Del alcázar y palaçio rreal del Gran Turco. De los ministros del palacio rreal.

Descripción / Resumen:

Crónica_turquesa_Manuscrito__9

Crónica_turquesa

Capítulo 26

Del alcázar y palacio real del Gran Turco

 

En la famosísima ciudad de Constantinopla hay tres palacios reales,

y cada uno de ellos manifiesta la majestad y potencia de tan Gran Señor;

en todos ellos está repartida la gente de su casa.

En el que reside el Gran Turco está en la extrema parte de la ciudad;

este es un rincón a san Demetrio (sic) que por dos partes le cerca el mar.

A este palacio llaman Serçesarai; contiene de largo más de dos mil pasos;

está cercado con fortísimos muros; en medio del palacio está

un amenísimo jardín insigne con edificios que sirven para recreación;

en uno de estos edificios

está un lugar relevado y más alto dedicado para ejercicios de caballería.

 

Templo de Santa Sofía. Véase [cap.] 5

 

A la redonda hay más de doscientas celdas en que habitaban sacerdotes

del templo de Santa Sofía en tiempo de los emperadores cristianos,

porque está muy cerca de esta palacio el tempo de Santa Sofía;

mas el Gran Turco Mahometo incluyó en su palacio a estas celdas.

Y este lugar es muy ameno, y habita en él el tirano en el estío porque tiene agua muy fría;

en el invierno ocupa lo inferior del palacio porque está más guardado

de la vehemencia de los vientos que del profundo mar le combaten.

 

Torre de vidrio, que está en el palacio real

 

En este palacio hay una torre de vidrio que tiene trabadas las coyunturas con estaño;

es toda blanca y trasparente, y con admirable artificio salen de ella arroyos

que riegan todo el jardín; después, con sutil invención, estos arroyos van encañados

en otras partes; entre el apacible ruido que hacen estos arroyos en tiempo muy caluroso

suele el Gran Señor dormir las siestas.

 

Cerca de aquí está una insigne caballeriza, y en ella cuarenta caballos preciosísimos

regalados para la persona del Gran Turco;

en las murallas de este palacio real hay torres fortísimas que le fortalecen;

tienen puertas de hierro y nunca, si no es en tiempo de grandísima necesidad, se abren.

La puerta principal por donde se entra en el palacio está adornada a lo mosaico

y con letras doradas; en entrando por esta puerta se ve una grandísima plaza

en la cual cómodamente caben veinte mil caballos; en lo último de esta plaza,

hay dos muy altas torres donde descienden de los caballos y entran

por una muy hermosa puerta los que quieren entrar en el palacio;

y en una gran sala algunas veces suele el Gran Señor dar audiencia pública;

en la otra parte, donde bate el mar, hay otras torres con mucha artillería.

 

Aquí está un postigo por el cual, cuando el cielo está sereno, sale el Gran Turco

a deleitarse y recrearse; aquí hay, por su orden, cuarenta piezas de artillería

para evitar que de muy lejos no pueda llegar ningún bajá a la galera

donde está la persona real; también otros dos navíos ligeros

que descubren el mar por todas partes para que no haya traición y peligro.

Todo este recato y diligencia ponen para asegurar a este tirano;

que si bien le temen muchos, él teme a todos.

 

026-TEXTO-Crónica-Turca-BNM-capit-26-Alcázar y palacio real

Ficha Técnica y Cronológica

  • Personajes:
  • Palabras clave: , , , , , ,
  • Autor de la fuente: Anónimo
  • Título de la fuente:
  • Impresor:
  • Ediciones / Ediciones Críticas:
  • Archivo de procedencia: Biblioteca Nacional de Madrid / Volumen: - Sección: - - Legajo: Manuscritos, 2794 - Documentos:
  • Tipo de documento:Crónica / Estado: Fragmento
  • Época: Moderna / Siglo: XVI DC / Año:
  • Zona geográfica: Mediterráneo,Eurasia / Localización:

Ver perfil de Arráez Frontera

Responder