Barbarroja y Hasán Aga Sardo: El traslado de cartas turquescas de don Bernardino de Mendoza, por Francesco Caprioli

Descripción / Resumen:

ARGEL-MOHAMED RACIM

ARGEL-MOHAMED RACIM

Si miramos al Mediterráneo de los años 40 del siglo XVI, el enfrentamiento político-religioso entre la Monarquía Hispánica y el Imperio Otomano estaba a punto de ser ganado por el sultán de Estambul Solimán el Magnifico (1520-66). Después de la derrota de la Liga Santa en la batalla de Préveza (1538), del sitio turco de Castelnuovo (1539), y del fracaso de la armada imperial sobre Argel (1541), el mare nostrum se convirtió en un Osmanlı Bahriye, un espacio cada vez más dominado por la marina otomana y sus fieles aliados, los corsarios turco-berberiscos de Argel (Braudel, 1980: II, 295).

Carlos de Habsburgo (1500-58), emperador del Sacro Romano Imperio Germánico (1519) y rey de España (1516), ya había dejado al lado la máscara de Carolus Africanus que se había puesto el día siguiente a la conquista de la ciudad de Túnez en 1535 (Rodríguez-Salgado, 2001). Al contrario, el Kapudan-ı Derya Hızır Hayreddin Pasha (1469-1546), primer almirante de la Sublima Puerta, seguía su destino de gazi (guerrero de la fe islámica), empezando su última expedición militar en el Mediterráneo occidental (Bunes Ibarra, 2004; Mafrici, 2003).

En realidad, esta campaña, más que ser el fruto de una lógica de yihad, fue el resultado de un hábil juego diplomático logrado por el rey de Francia, Francisco I de Valois (1515-1547), con la corte de Estambul. Después de la ruptura de la tregua de Niza entre los franceses y los Habsburgo (1542), Francisco I no solo había declarado nuevamente la guerra a Carlos V con pretensiones de conquista tanto en el Norte de Italia como en Flandes, sino que había pedido, y obtenido, la ayuda de la armada otomana a través de la consolidación de una alianza con el Gran Turco (Pellegrini, 2009; Mallett-Shaw, 2014; Isom-Verhaaren, 2013).

A pesar de que el lado continental de este conflicto, que generalmente se etiqueta bajo el nombre de “guerras de Italia”, haya sido largamente estudiado por la historiografía, en su vertiente mediterránea aún faltan contribuciones de una cierta relevancia científica. En particular, los historiadores siguen proponiendo una visión de los hechos limitada al campo de la historia militar y política como a menudo ha ocurrido con el episodio de la estancia de la flota otomana en Tolón entre 1543 y 1544 (Isom-Verhaaren, 2007).

La presencia de Hayreddin Pasha en la ciudad francesa con la relativa transformación de aquel puerto en un centro logístico otomano deja todavía la posibilidad de reflexionar sobre importantes cuestiones para la historia mediterránea de ese periodo: ¿Dónde se colocan las fronteras religiosas y política a lo largo de la primera edad moderna?; ¿La figura del Kapudan-ı Derya otomano fue el intermediario de las decisiones elegidas por la Puerta, o bien, él que ejecutó su propia política naval bajo el pabellón turco? (Zachariadou, 2002; Kaplan, 2007).

Sin la pretensión de contestar aquí a tales preguntas, en esta pequeña investigación elegí enfocarme sobre otro aspecto siempre relacionado con la estancia de Barbarroja en Tolón: las relaciones privadas entre el almirante turco con el gobernador de Argel.

La herramienta usada para lograr ese objetivo, aunque el trabajo que sigue representa solo una etapa preliminar de un estudio más largo y completo, ha sido el análisis de un documento inédito sacado del Archivo General de Simancas. Comenzando por el análisis de lo que tal documento nos cuenta, se intenta arrojar nueva luz sobre sus protagonistas y, en particular, sobre algunas de las dinámicas de gestión y ejercicio del poder en Argel.

Por tanto, a un primer apartado donde se publica el documento con la ilustración de las reglas de edición seguirá un capítulo analítico que enseñará los primeros resultados de este trabajo.

CAPRIOLI-TRASLADO DE CARTAS TURQUESCAS DE DON BERNARDINO DE MENDOZA-1544

 

 

Ficha Técnica y Cronológica

Ver perfil de Arráez Frontera

Responder